Para Jorge, en el primer aniversario de su muerte

Hoy hace un año que llegaste, marchándote. Hoy es tu primer cumpleaños, pero también es el primer aniversario de tu pérdida. Tu hermana nos pidió, ya hace algún tiempo, que celebrásemos tu cumpleaños; tiene claro que tú, en tu estrella, la que más brilla, soplarás la vela. Así que hemos estado preparando tu regalo.
Y tu regalo es un árbol. Pero no cualquiera, hemos elegido una sabina de nuestra tierra, tu tierra, Los Monegros. Esa en la que tus padres eligieron vivir y formar un proyecto común, de la que te hubieran enseñado a disfrutar de sus fiestas, sus gentes, sus paisajes… Una sabina plantada en un lugar muy especial, pues lleva consigo el esfuerzo de las generaciones pasadas y la presente por vivir de lo que les gusta, la agricultura; esa profesión de la que tu padre disfruta y a buen seguro te hubiese transmitido su pasión. La elección de tu nombre, Jorge, estuvo clara cuando supimos que significaba, “hombre que cultiva la tierra”.

 Crecerá tu sabina viendo salir el sol por el Alcanadre y esconderse por La Laguna; y en los días claros de invierno, podrá divisar la nieve en los Pirineos. Verá también el trasiego de las siembras y las cosechas. Y los chopos plantados por papá para que sus hijos pudiesen hacer carroza en San Isidro. Y mirando al cielo, el rastro de los aviones al pasar, esos que a tantos lugares tenían que llevarnos… Un poquito de todas esas cosas que nos encantaría poder compartir contigo y de las que ahora somos incapaces de disfrutar.
Hoy en tu estrella, la que más brilla, no estás sólo. Seguro que tu abuela cuida de ti; y desde hace unos días, una gran amiga te acompaña. Nos ha dejado los corazones aún más rotos, pero también una gran lección de vida.
Siempre crecerás en nuestros corazones.
Te queremos Jorge,
Papá, mamá y Natalia

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10156796674333086&id=649698085&ref=bookmarks#