La cirugía más pequeña: operar un corazón del tamaño de una moneda dentro del útero de la madre

  • Una serie de patologías del feto pueden operarse durante el embarazo

  • La unidad de medicina fetal del hospital 12 de Octubre de Madrid es referente nacional en estas cirugías

  • Cada año se detectan 600 anomalías en fetos en el hospital madrileño

En la ecografía de la semana 20 de su embarazo Natalia recibió la peor de las noticias: su bebé no iba a sobrevivir. “O eso me dijeron en la clínica privada donde se trataba”. El pequeño feto tenía una malformación en su minúsculo corazón, una válvula cerrada, que según el obstetra iba a impedir que naciera con vida, y si por casualidad lo hacía iba a exigir operaciones nada más venir al mundo que era muy probable que no superara. Le recomendaron abortar. Pero Natalia y su marido decidieron buscar una según da opinión, y otra ginecóloga les habló de la unidad de medicina fetal del hospital 12 de Octubre de Madrid. Un lugar donde hacen milagros, o, mejor dicho, utilizan la ciencia para conseguir imposibles.

El pequeño Mateo necesitaba que abrieran la válvula cerrada de su corazón, y los médicos del hospital madrileño le dijeron que sí, que era posible. Natalia lo cuenta muy sencillo: “Cogen una aguja con un globo al final, a través de mi tripa metieron la aguja, encontraron el corazón de Mateo y una vez dentro, inflaron el globo para abrir la válvula. Y sacaron la aguja”. Mateo consiguió llegar al final del embarazo, e incluso aguantó siete días sin tener que ser operado. En ese momento hubo que intervenirle otra vez, pero con un corazón mucho más fuerte que si no hubiera sido operado dentro del útero.

Tres años después de aquello el doctor Alberto Galindo recuerda a Mateo, claro. Después de pasar por sus manos el niño ha necesitado otra operación a pecho descubierto y siete intervenciones más pequeñas. Pero va al zoo, a la playa, al cole, juega con sus amigos y lleva una vida casi igual que cualquier otro niños de edad. “Esta medicina, estas terapias, estas operaciones, permiten estar aquí a muchos niños, es indudable”, reconoce Galindo. El especialista, que dirige la unidad de referencia de toda España para el estudio y tratamiento de la patología fetal durante el embarazo. Sus profesionales realizan más de 15.000 ecografías anuales a mujeres embarazadas y valoran más de 600 posibles anomalías fetales en el mismo periodo de tiempo.

Como ésta solamente hay otra unidad en el hospital Clínic de Barcelona. Aparte, hay seis más pequeñas, que realizan menos procedimientos, repartidas por toda España. Natalia dice que tiene suerte de vivir en Madrid, cerca de este departamento del 12 de Octubre. Porque conoce a muchas familias que se dejan el sueldo, o necesitan ayuda económica, para desplazarse desde sus casas a cientos de kilómetros.

Una decena de enfermedades

Pero, desgraciadamente, ni una unidad tan avanzada como la del hospital madrileño puede tratarlo todo. “Las patologías que se pueden y se deben tratar dentro del útero de la madre no llegan a diez. Sobre todo operamos malformaciones cardiacas, embarazos múltiples que comparten placenta, o por ejemplo otra cosa que hacemos es cuando un feto tiene obstruidas las vías respiratorias, podemos hacer una cesárea, sacamos la cabeza del bebé y abrimos sus vías. De esta forma, mientras le operamos sigue recibiendo oxígeno de la madre por el cordón umbilical y cuando ya está preparado para respirar por sí mismo, lo sacamos y cortamos el cordón”.

Cada cosa que cuenta Galindo es como estar escuchando una película de ciencia ficción. Opera corazones del tamaño de una moneda de un euro, separa gemelos que comparten venas… Y que solamente puedan intervenir esa decena de patologías tiene una causa fundamental: no hay instrumental técnico para cuerpecitos tan diminutos. “Las patologías fetales son minoritarias, y muchas veces tenemos que usar materiales de adultos para operar. Esto dificulta mucho el éxito de las intervenciones. Lo importante es ser precisos y precoces en el diagnóstico, para ir estudiando cómo abordar la patología de ese bebé. Ahora mismo se detectan, gracias a las ecografías y cribados genéticos, el 70% de las dolencias, y diría que casi el 100% de las más graves. Estamos en la frontera de las capacidades de la medicina”, asegura el jefe de obstetricia y ginecología del hospital 12 de Octubre.

La unidad de medicina fetal cuenta con más de 30 años de experiencia en el diagnóstico prenatal de estas anomalías y en el estudio de la patología materno-fetal. En las dos últimas décadas ha atendido más de 6.500 gestaciones complejas con patología fetal y ha diagnosticado más de 2.300 cardiopatías congénitas. Algunas de las anomalías fetales más comunes, como las cardiopatías, anemias o gestaciones múltiples que comparten la placenta, han sido objeto de tratamientos intrauterinos que han conseguido mejorar el pronóstico y evolución del bebé tras el nacimiento.

Fuente: https://www.niusdiario.es/sociedad/sanidad/20220610/terapia-fetal-cirugia-pequena-operar-corazon-tamano-moneda-dentro-utero_18_06712024.html