Author Archives: matronasdelmundo

TODO ES POSIBLE

11 de julio de 2012, 39+2 semanas de gestación, me encuentro haciendo la comida y Diego no se mueve, me siento a comer y sigue sin moverse, me tumbo en el sofá y le pongo su música, esa con la que se mueve nada más oír, y sigue sin moverse.

En aquel momento lo tuve claro y llorando llame a una amiga para que me llevara al hospital. Llegamos, paso a una sala de paritorios, me ponen las correas y no se oye, me dicen que van a llamar al ginecólogo que las correas hay veces que no funcionan. Aún me resigno aunque se la verdad, llega el ginecólogo y me dice las temidas palabras: no hay latido. Mi mundo se empieza a derrumbar, me ingresan, llega mi marido, lloramos y avisamos a familiares directos.

Nos dicen que parto natural, que alguien de la familia tiene que verle y empieza la toma de decisiones: al parto entrare yo sola (la única decisión que tomé por mi misma y de la única que no me arrepiento), verle le verán mi madre y mi hermana, queremos autopsia para saber que ha pasado y renunciamos al cuerpo , que se haga cargo el hospital.

El 13 de julio a las 10:35 nacía Diego sin vida, según salía de mi cuerpo pensé: es tu hijo, como no le vas a ver y me entró miedo, mucho miedo…… no le vi. Continue reading

Guía para las personas que sufren una pérdida en tiempos de coronavirus (covid 19)

Clica encima del pdf para abrir

GUI_A-DUELO-COVID-19.pdf.

Duelo perinatal Pérdidas y duelos clandestinos. Manejo expectante en la muerte de mi primera hija.

Soy mujer. Soy psicóloga. Estoy formada, entre otras cosas, en psicología perinatal y en duelo. Acompaño a mujeres y familias desde hace más de 11 años.

Tengo 39 años, en mayo de 2020 cumpliré 40.

Hasta ahora nunca había gestado.

Mi deseo de maternidad ha recorrido un viaje oscilante que ha ido desde un deseo automático incrustado en mí solo por el hecho de ser mujer, a un deseo más conformado sobre el “cómo sí” y sobre el “no a toda costa”. Sola no. Junto a cualquiera tampoco. No necesito tener hijos o hijas. En caso de querer no necesito que sean biológicos. Sólo si encuentro la forma de compartir el proyecto y si mi cuerpo me lo permite en ese momento. Mi vida en general es satisfactoria aunque no sea madre. Si se da, bien, y si no se da, también bien.

He atravesado todos estos duelos desde mi antigua yo, hasta la actual yo. Han muerto muchos sentires de mí como madre y de mí como no madre.

Mis nociones de lo que implica ser madre también se construyeron desde una inconsciencia-ingenuidad-idealización de “juego de muñecas”. Después, con los años, aterricé en la montaña rusa que implica en la vida de toda mujer eso de tener hijas e hijos. La generosidad de cada mujer que he acompañado me ha nutrido infinitamente en este camino.

Estas historias y estos procesos que vivimos todas las mujeres, cada una a su manera, suele ser algo que se cuenta poco. Los vivimos, sin saberlo, en la clandestinidad. Ni siquiera sabemos que de eso se puede hablar. Sin embargo a todas nos pasan cosas muy similares.

Cuando además lo que sucede, es que eres madre de un bebé que se muere en los primeros meses de embarazo o antes de nacer, la clandestinidad de la vivencia pasa a ser ya lo cotidiano. Son pérdidas y duelos, en muchos casos, no autorizados, no visibilizados y silenciados. Son duelos donde las mujeres viven con más frecuencia de lo que quisiéramos violencia obstrética y sexual y abuso de poder, justo en uno de los momentos más vulnerables que una puede tener. Y eso es absolutamente terrible.

Continue reading

¿Quién cuida a las madres que más ven morir a sus hijos?

Una investigación calcula por primera vez cuántas mujeres subsaharianas han perdido al menos a un descendiente: entre el 25 y el 50%. Las expertas recalcan que el duelo es un problema de salud pública

La socióloga Jenny Trinitapoli realiza desde 2009 en Malawi una investigación de campo gracias a las judías blancas. A través de ellas, consigue que la comunidad local se exprese sobre temas que para ellos son tabú. Trinitapoli les interroga sobre la posibilidad que ellos creen que existe de que ocurran determinadas cosas: que enfermen de malaria, que puedan ahorrar ese mes o que en su vecindario muera un niño. 10 judías es sí rotundo, y ninguna es que les parece imposible. En 2010 preguntaron a 1.500 mujeres: “¿Cuántas probabilidades hay de que un bebé que ha nacido en tu comunidad este mes fallezca antes de cumplir un año?”. De media, introdujeron dos alubias.

Continue reading

A Photographer Has Spent 20 Years Documenting Stillbirths.

For grieving families, the photos preserve the only memories they have of their child.

FEBRUARY 18, 2020 SHARA ZHANG

Since 1997, Todd Hochberg has been going to hospitals to photograph families after the death of a baby. These requests come at all times of day and night—more often at night, it seems, when it is a stillbirth. If he can, Hochberg will be there for the birth itself, and then in the emotional hours after as parents see and hold and even bathe their dead child while saying goodbye.

For parents, these photographs document one of the worst days of their life. But they also represent the few cherished memories they will ever have of their child. Hospitals used to whisk stillborn babies away from their parents, but they now recognize the importance of memories in grieving. Many offer photography, along with mementos such as footprints and locks of hair. Organizations such as Now I Lay Me Down to Sleep also have a network of volunteer photographers around the country.

Stillbirth affects about one in 100 pregnancies in the United States, which means that about 24,000 babies are stillborn in the U.S. every year. The cause is often unknown. Hochberg has photographed 500 to 600 families, including those whose infant died shortly after birth as well as those who lost an older child. He presents each family with an album with dozens of photos, sometimes as many as 130.

In the early 2000s, Hochberg left a corporate photography job to pursue what he calls “bereavement photography” full-time. He doesn’t charge the families. Some of the hospitals he works with have found grants to fund his work. Otherwise, he relies on donations. “It’s nowhere near what I made as a corporate photographer,” he says. “It’s certainly my life’s work at this point. I don’t see myself doing anything else.”

A transcript of our conversation follows. It has been condensed and lightly edited for clarity.

Continue reading

El regreso al trabajo después de la muerte de un bebé

26/02/2020

¿Qué hacer el día después?

Karla fue festejada por sus compañeras de trabajo con un baby shower. Tenía ocho meses de embarazo y ya casi se iba de licencia médica.

Así que prepararon una serie de platillos y le llevaron un pastel y regalos para el esperado bebé. Tenía ya nombre, un cuarto y mucha ropa que ella había comprado y la que le habían regalado.

A la semana Karla faltó al trabajo, lo que se les hizo raro a sus compañeros pues a pesar de tener una gran panza nunca faltó a sus labores, así que se preocuparon, pero sus mensajes de whatsapp no eran contestados.

Fue hasta el día siguiente que la directora del área notificó la desafortunada noticia: “El bebé de Karla murió. Ayer le hicieron una cesárea de emergencia y la niña nació sin vida”.

Continue reading

El duelo invisible: bebés que mueren antes de nacer

Elena Lebrato tiene dos hijos, Carlos de siete años y Alejandra de tres. Entremedias está Inés, que ahora tendría 4. “Es posible que si ella estuviera, Alejandra no hubiese llegado. Es parte del interrogante”, cuenta Lebrato, que cuando estaba en la semana 26 de embarazo se enteró de que el corazón de su bebé no latía. Fue en una revisión rutinaria cuando la ginecóloga exclamó: “¡Anda, si no hay latido!”. Las formas, cuenta Lebrato, fueron tan frías y deshumanizadas que ella y su pareja se quedaron en shock. “Recuerdo que cuando salimos de la consulta nos dijeron que fuéramos a la entrada de paritorio. Así que te quitas el gel de la tripa, te subes el pantalón premamá, y te vas caminando a la otra zona del hospital con un informe en la mano y sin saber mucho más”. Allí le explicaron que podía elegir entre cesárea o parto natural, pero insistieron en la segunda opción por la mejor recuperación y por no tener el recuerdo de la cicatriz en su vientre. También le informaron de que después se le haría la autopsia al bebé para saber la causa del fallecimiento, pero no si podría ir a por el cuerpo, o las opciones que tenía, aunque reconoce que tampoco preguntó, sino que se dejó llevar por la inercia de los acontecimientos. “Su cuerpito se quedó para la ciencia, y creo que también es necesario. Pero más que una decisión, fue la inercia, que creo que es lo que principalmente te mueve en esas situaciones totalmente inesperadas”, narra.

Perder un hijo o una hija durante el embarazo, o al poco de nacer, provoca un vacío enorme que, además, debe lidiar con la incomprensión de un entorno familiar y social que, quizá a modo de protección, tiende a quitar trascendencia al dolor y a recurrir a los lugares comunes. O al silencio. Escribe Paula Vázquez en Las estrellas (Editorial Tránsito) que la verdad es preferible al silencio. Porque si no se habla, si no se menciona, la muerte no existe. El entorno sanitario a menudo tampoco está preparado para atender el duelo y esto complica a las familias el tránsito por la pérdida perinatal.

Continue reading

Mi historia de amor y dolor

Hace unos meses nació sin vida mi hijo a las 39 semanas de gestación.

Todo iba bien, pero un día, al acostarme no noté sus movimientos. Era su momento favorito para hacerme saber que estaba ahí y que estaba bien. Pensé que estaría dormido, porque era imposible que algo le pudiera pasar a esas alturas del embarazo. ¡Qué inocencia!.

Pasé mala noche, despertándome varias veces anhelando sentir la patadita que se negaba a llegar. Por la mañana seguía sin notar sus movimientos, así que decidimos ir a urgencias, con el total convencimiento de que nos dirían que todo estaba bien y podríamos irnos a casa más tranquilos. ¡Qué inocencia!.

Me pasaron con la matrona que intentó escuchar su corazón sin éxito. Una sombra de miedo se cruzó por mi mente, pero la deseché rápidamente. Tal vez el aparato no funcionase bien, porque a mi bebé no le podía haber pasado nada. ¡Qué inocencia!.

La ginecóloga comenzó a hacerme una ecografía, estaba tardando bastante, pero fueron sus palabras las que me hicieron entender lo que hasta entonces no había querido ver. Me preguntó : “¿Has venido sola? ” Y no hizo falta decir nada más. Fui consciente por primera vez de que mi hijo había muerto. Mi mundo se derrumbó y mi inocencia se esfumó para siempre, dando paso a un sentimiento de culpabilidad que todavía hoy me persigue. “Tenía que haber venido antes” “Seguro que lo podía haber evitado” “Mi misión era protegerle y no he sido capaz de hacerlo”.

Continue reading

Jornadas en Salamanca sobre muerte y duelo gestacional y neonatal (25 y 26 de Marzo)

ORGANIZADAS POR EL COLEGIO DE ENFERMERÍA DE SALAMANCA

Objetivos generales

  •  Dotar a los profesionales de conocimientos, competencias y herramientas necesarias, sobre los principales aspectos relacionados con el acompañamiento y estrategias básicas para atender el duelo perinatal, de forma saludable.

Objetivos específicos
Al finalizar la jornada los alumnos podrán:

  • Identificar las principales características y recursos para el abordaje al duelo perinatal.
  • Adquirir y mejorar habilidades y destrezas básicas, para dar respuesta a las necesidades de los padres y familias que pasan por esta experiencia.
  • Identificar y compartir experiencias innovadoras y buenas prácticas en el ámbito de la muerte gestacional y neonatal y orientar la atención hacia la humanización del duelo perinatal.
  • Sensibilizar sobre el Duelo Perinatal y prestar ayuda en Autocuidado del profesional que trabaja con esta situación.
  • Promover cambios desde la propia intervención, en el campo profesional, social y comunitario.

Fuente: https://enfermeriasalamanca.com/jornada-muerte-y-duelo-gestacional-y-neonatal-25-y-26-de-marzo/