La muerte de un bebé sin nombre

lamuertedeunbebesinnombre

Nadie sabe su nombre, ni su fecha de nacimiento, ni dónde están sus padres si es que los tiene. Nada. No hay datos sobre él. El único documento de su existencia es esta foto. Y sin embargo, representa mejor que nadie la tragedia que se vive en la ruta del Mediterráneo, donde decenas, o cientos, o miles de inmigrantes y refugiados (nunca lo sabremos) mueren en silencio, en medio del mar, sin que nadie cuente los muertos.

Martin (así se llama el hombre de la imagen) recuperó del mar el cuerpo flotando de este bebé sin nombre. La ONG alemana Sea Watch ha distribuido la instantánea para llamar la atención de este drama, que lejos de terminar va en aumento. Se cree que se ahogó en el naufragio del pasado viernes, en el naufragio de un pesquero de madera sobrecargado que partió de Sabratha (Libia) la noche del pasado jueves y que no resistió la travesía. Las autoridades sacaron del agua otros 45 muertos y 135 supervivientes. “Tenía los brazos estirados. Parecía un muñeco”, dijo Martin por correo electrónico a la agencia Reuters.

“Agarré el antebrazo del bebé y puse su cuerpo entre mis brazos para darle calor, como si todavía estuviera vivo… El sol brillaba en sus ojos amistosos, pero inmóviles”, cuenta el trabajador humanitario de ese momento. En la entrevista publicada por Reuters, este padre de tres hijos añade: “Empecé a cantar para confortarme a mí mismo y para dar algún tipo de expresión a este momento incomprensible y desgarrador. Hace sólo seis horas este niño estaba vivo“.

La ONG entregó el cuerpo del niño a la Marina Militar italiana, que tendrá que comprobar si queda algún pariente entre los supervivientes del naufragio para poder enterrarlo.

De 700 a 900 inmigrantes y refugiados han muerto los últimos siete días en el Mediterráneo, incluido este bebé, en una de las peores semanas que se recuerdan. El cierre de la ruta del Egeo ha reactivado la vía de Libia a Lampedusa, mucho más peligrosa. Más de 13.000 personas fueron rescatadas. Se estima que en lo que va de año han muerto en el Mare Nostrum más de 2.300 personas.

ALBERTO ROJAS

Fuente: elmundo.es