Archivo de la etiqueta: interrupción del embarazo

REFLEXIONES SOBRE LA REFORMA DE LA LEY DE SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA. ¿A quién beneficia eliminar la obligación de recibir información de apoyos a la maternidad y el plazo de reflexión de tres días para abortar?

Contreras García Manuela (Matrona) y Gómez-Ulla Astray Pilar (Psicóloga)

La ley que regula la interrupción del embarazo desde el año 2010 contempla en el supuesto de hacerlo a “petición de la mujer” en las primeras 14 semanas, dos requisitos:

  1. Que se haya informado a la mujer embarazada sobre los derechos, prestaciones y ayudas públicas de apoyo a la maternidad (desde el Ministerio se elaboró un sobre con información general escrita a este respecto)
  2. Que haya transcurrido un plazo de al menos tres días, desde la información mencionada en el párrafo anterior y la realización de la intervención.

El gobierno ha planteado una reforma de dicha ley en la que, entre otras cosas, elimina el plazo de reflexión y la obligatoriedad de recibir la información arriba indicada (1). Desde nuestra experiencia profesional, nos parece que los tres días de reflexión y la información que hasta ahora la ley contempla pretenden responder a un contexto social, político y hasta neuroemocional que condiciona a la mujer y le hace vulnerable a la pérdida de autonomía o libertad para decidir. ¿A qué nos referimos?

Sigue leyendo

A nuestro “ángel” del cielo. Carta a mi hija

Carta a mi hija,
Fue mucho tiempo de búsqueda, de incertidumbre, de miedo y de desesperanza en el que los tratamientos nos llevaron a creer que nunca lo conseguiríamos y cuando habíamos perdido casi toda la ilusión y nos empezábamos a intentar imaginar un futuro diferente al que siempre habíamos soñado, llegó el inesperado momento, el momento de “enhorabuena, ésta vez sí”. Salimos de ésa consulta ilusionados, felices por la noticia, casi incrédulos de lo que nos estaba pasando y también con miedo…miedo a perder ésa ilusión y alegría que nos invadía en ése momento.
La noticia se recibió a nuestro alrededor como quien recibe un ramo colorido de flores. Las personas más cercanas sabían lo que significaba para nosotros y aunque a partir de ése momento el camino no fue un camino de rosas (no entendía cómo la gente podía decir que el embarazo era un estado tan bonito cuando yo, realmente, me encontraba tan mal que me sentía enferma; nauseosa, dolorida, cansada, con miedo a todo…) también tuvimos momentos muy felices.

“Y aunque no estés, estás”

Sigue leyendo