El dolor por el asesinato de un hijo, camino para la paz.

La familia del niño palestino tiroteado dona sus órganos a un hospital israelí.
Jerrusalén NOV 20005

Una pareja palestina cuyo hijo murió abatido por las balas de los soldados israelíes donó este domingo sus órganos para salvar a tres pacientes israelíes que necesitaban trasplantes desesperadamente.

niñoisraelíIsmail Khatib dijo que su decisión de donar los órganos de su hijo Ahmed se basó en sus recuerdos de su propio hermano, quien murió a los 24 años a la espera de un trasplante de hígado, y al deseo de su familia de ayudar a otros, independientemente de su nacionalidad.

No me importa ver los órganos en el cuerpo de un israelí o un palestino. En nuestra religión, Dios nos permite donar órganos a otra persona y no importa quién sea esa persona, explicó Khatib, quien confió en que la donación transmita un mensaje de paz a israelíes y palestinos. El portavoz del hospital explicó ayer que los padres donaron los órganos para “acercar los corazones y acercar la paz”.

Ahmed, de 12 años, recibió los balazos de los soldados israelíes que efectuaban una operación en la ciudad cisjordana de Jenín y que le dispararon por error porque les había apuntado con un fusil de juguete.

El niño fue conducido a un hospital israelí donde fue conectado a un respirador. Murió de sus heridas el sábado por la noche y sus padres accedieron rápidamente a donar sus órganos.

El domingo tres niñas israelíes _dos judías y la otra rusa_ recibieron los pulmones, el corazón y el hígado del donante.

Samah Gadban, de 12 años, estuvo esperando cinco años por un corazón y los médicos llamaron a su familia el sábado anunciándole que tenían uno. El domingo por la tarde, la niña rusa tenía su nuevo corazón y convalecía en el Centro Médico Pediátrico Schneider en Petaj Tikva.

Riad Gadban, padre de la niña, dijo que la decisión de Khatib de donar los órganos de su hijo era   un notable regalo.

No sé qué decir, agregó conmovido.   Es un gesto de amor.

El centro nacional de trasplantes informó que una niña judía de 14 años recibió los pulmones de Ahmed, y otra pequeña de 7 años estaba el domingo en el quirófano para recibir el hígado.

Es de esperar que seis israelíes le guardarán gratitud de por vida.